DRA. ISABEL MONTOYA, PRESIDENTA DEL COMMURCIA: "100 AĐOS DE SOLIDARIDAD, ACOMPAĐAMIENTO Y HONESTIDAD"

noticia Colegio de Medicos Murcia
 
Dra. Isabel Montoya, presidenta del Colegio de Médicos de Murcia y Patrono de la Fundación para la Protección Social de la OMC
 
100 años de solidaridad, acompañamiento y honestidad
 
La solidaridad es uno de los valores sobre los que se fundamenta la Profesión Médica y los profesionales que nos dedicamos al ejercicio de la Medicina contamos con una sensibilidad especial con las necesidades del ser humano y asumen un compromiso eterno de cuidar a la sociedad, al tiempo que valoramos la calidez humana, la comprensión y la compasión como principios a seguir en su vida profesional, tal y como recoge el Juramento Hipocrático.
 
Ayudar es una de las funciones del médico, sobre todo a sus propios compañeros, a los que la une y con los que comparte el amor a esta hermosa Profesión.
 
Cuando hablamos de la Fundación para la Protección Social a Médicos y Familiares, dependiente de la Organización Médica Colegial, tenemos que referirnos a la protección, la solidaridad, el  acompañamiento y la honestidad. Estos son los adjetivos más destacados que han definido, durante los 100 años de su existencia, a esta necesaria institución. 
La Fundación es una red de generosidad fundamental entre compañeros, en la que los médicos y sus familias son lo realmente importante y donde los profesionales podemos aportar nuestro grano de arena para prestar apoyo a aquellos que más lo necesitan.
 
Comenzó como Patronato de ayuda a huérfanos, pero no se ha quedado ahí. La Fundación ha sabido adaptarse a las nuevas necesidades sociales de los profesionales, que no son inmunes a la precariedad y a la vulnerabilidad, y cada año ha aumentado sus prestaciones, ampliando sus coberturas y, todo ello, con el único sustento económico de sus socios protectores y sin manchas en su gestión desde que iniciase su andadura en 1917 con la misión de aunar la solidaridad de todos médicos españoles hacia compañeros o familiares en situaciones de especial vulnerabilidad social. 
 
Con el centenario de la Fundación, los profesionales ponemos de manifiesto nuestro compromiso hacia los compañeros y familias en situaciones difíciles y les decimos que pueden cogerse de nuestra mano en caso de necesidad porque no les vamos a dejar solos.
 
En el caso del Colegio de Médicos de la Región de Murcia, el cual presido en la actualidad, las ayudas dependientes de la Fundación que se gestionan a nivel autonómico alcanzaron el pasado año 2017 un valor total de 464.888,56 euros, lo que supone 90.243,72 euros más que el año anterior 2016, en el que se concedieron ayudas por un importe de 374.644,84 euros.
 
Dentro de estas ayudas, no solo se incluye la cobertura a las necesidades de los huérfanos, viudas y médicos, sino también ayuda de residencia de mayores a padres de colegiados, atención temprana para hijos entre 0 y 16 años de edad que presentan necesidades especiales, medidas para la  conciliación de la vida personal, familiar y profesional y prestaciones asistenciales, además del Programa de Ayuda al Médico Enfermo, PAIME, y los programas de atención a los profesionales con necesidades específicas.
 
Hace años asumí, personalmente, el compromiso de formar parte de la Junta de Patronos de la Fundación. Integrar este organismo es una satisfacción, dado su esencia protectora, su fin solidario y su humanidad. Desde entonces, mi implicación ha sido plena y mi ilusión por contribuir a hacer crecer la Fundación permanece intacta.
 
El mes de septiembre del pasado año 2017, tuvimos el honor de acoger el acto de celebración del centenario de la Fundación en la sede colegial de Murcia. Allí, rodeados de compañeros, beneficiarios, autoridades sanitarias y representantes de la Profesión, reanudamos nuestro compromiso con este proyecto y garantizamos que vamos a seguir trabajando para que la dimensión social de la profesión médica y el carácter protector de la Fundación continúen siendo una realidad.
 
En definitiva, ayudar a quien lo necesita forma parte del ADN del médico y, por eso, nos sentimos muy orgullosos de pertenecer a esta Fundación, agradeciendo a todos los socios protectores su aportación y reconociendo la ilusión del numeroso personal, en los distintos colegios de España, que, implicados en su trabajo, hacen posible su funcionamiento.
 

100 años de solidaridad, acompañamiento y honestidad 

 

La solidaridad es uno de los valores sobre los que se fundamenta la Profesión Médica y los profesionales que nos dedicamos al ejercicio de la Medicina contamos con una sensibilidad especial con las necesidades del ser humano y asumen un compromiso eterno de cuidar a la sociedad, al tiempo que valoramos la calidez humana, la comprensión y la compasión como principios a seguir en su vida profesional, tal y como recoge el Juramento Hipocrático. 

 

Ayudar es una de las funciones del médico, sobre todo a sus propios compañeros, a los que la une y con los que comparte el amor a esta hermosa Profesión. 

 

Cuando hablamos de la Fundación para la Protección Social a Médicos y Familiares, dependiente de la Organización Médica Colegial, tenemos que referirnos a la protección, la solidaridad, el  acompañamiento y la honestidad. Estos son los adjetivos más destacados que han definido, durante los 100 años de su existencia, a esta necesaria institución. La Fundación es una red de generosidad fundamental entre compañeros, en la que los médicos y sus familias son lo realmente importante y donde los profesionales podemos aportar nuestro grano de arena para prestar apoyo a aquellos que más lo necesitan. Comenzó como Patronato de ayuda a huérfanos, pero no se ha quedado ahí.

 

La Fundación ha sabido adaptarse a las nuevas necesidades sociales de los profesionales, que no son inmunes a la precariedad y a la vulnerabilidad, y cada año ha aumentado sus prestaciones, ampliando sus coberturas y, todo ello, con el único sustento económico de sus socios protectores y sin manchas en su gestión desde que iniciase su andadura en 1917 con la misión de aunar la solidaridad de todos médicos españoles hacia compañeros o familiares en situaciones de especial vulnerabilidad social.  

 

Con el centenario de la Fundación, los profesionales ponemos de manifiesto nuestro compromiso hacia los compañeros y familias en situaciones difíciles y les decimos que pueden cogerse de nuestra mano en caso de necesidad porque no les vamos a dejar solos. 

 

En el caso del Colegio de Médicos de la Región de Murcia, el cual presido en la actualidad, las ayudas dependientes de la Fundación que se gestionan a nivel autonómico alcanzaron el pasado año 2017 un valor total de 464.888,56 euros, lo que supone 90.243,72 euros más que el año anterior 2016, en el que se concedieron ayudas por un importe de 374.644,84 euros. 

 

Dentro de estas ayudas, no solo se incluye la cobertura a las necesidades de los huérfanos, viudas y médicos, sino también ayuda de residencia de mayores a padres de colegiados, atención temprana para hijos entre 0 y 16 años de edad que presentan necesidades especiales, medidas para la  conciliación de la vida personal, familiar y profesional y prestaciones asistenciales, además del Programa de Ayuda al Médico Enfermo, PAIME, y los programas de atención a los profesionales con necesidades específicas. Hace años asumí, personalmente, el compromiso de formar parte de la Junta de Patronos de la Fundación.

 

Integrar este organismo es una satisfacción, dado su esencia protectora, su fin solidario y su humanidad. Desde entonces, mi implicación ha sido plena y mi ilusión por contribuir a hacer crecer la Fundación permanece intacta. 

 

El mes de septiembre del pasado año 2017, tuvimos el honor de acoger el acto de celebración del centenario de la Fundación en la sede colegial de Murcia. Allí, rodeados de compañeros, beneficiarios, autoridades sanitarias y representantes de la Profesión, reanudamos nuestro compromiso con este proyecto y garantizamos que vamos a seguir trabajando para que la dimensión social de la profesión médica y el carácter protector de la Fundación continúen siendo una realidad. 

 

En definitiva, ayudar a quien lo necesita forma parte del ADN del médico y, por eso, nos sentimos muy orgullosos de pertenecer a esta Fundación, agradeciendo a todos los socios protectores su aportación y reconociendo la ilusión del numeroso personal, en los distintos colegios de España, que, implicados en su trabajo, hacen posible su funcionamiento. 

 

Dra. Isabel Montoya, presidenta del Colegio de Médicos de Murcia y Patrono de la Fundación para la Protección Social de la OMC 

 

Información publicada el 23 de marzo de 2018

noticia Colegio de Medicos Murcia